viernes, 7 de octubre de 2016

7 de octubre desde el II Congreso de IndustriALL Global Union

·        7 de octubre – Jornada mundial de acción por el trabajo decente
·        Demasiados “¿POR QUÉ?” aún sin respuesta

Este año el 7 de octubre, “jornada mundial por el trabajo decente” convocada desde hace unos años por la Confederación Sindical Internacional, ha coincidido con el último día del Segundo Congreso de la Federación Sindica Internacional de la Industria, IndustriALL Global Union, un muy importante Congreso por lo que representa en el mundo y por la amplia participación, casi 1.500,  de delegados de todos los rincones del planeta.
En la página de IndustriALL http://www.industriall-union.org/es puede encontrase abundante información al respecto.
Quiero, complementariamente, aportar algunas observaciones personales desde el Congreso.
Como en todo Congreso, uno de sus objetivos, necesario sin duda, es reforzar la cohesión de las diversas organizaciones que lo integran, estimular los sentimientos solidarios, el patriotismo de organización. Y creo que se ha logrado ampliamente, como también el expresado objetivo de subrayar la solidaridad del sindicalismo mundial con el sindicalismo brasileño, en un difícil momento por la toma del poder sin elecciones por parte de la derecha brasileña.
Sin embargo creo que el Congreso evidencia también importantes insuficiencias de las que quiero dejar constancia.
La autoafirmación buscada se ha traducido en una sucesión de intervenciones recordándonos, repitiéndonos, lo buenos que somos nosotros, lo malos que son los capitalistas. La repetida denuncia de los desmanes empresariales podría llevarnos incluso a creer que estamos peor que en el Siglo XIX.
Y eso es todo lo que ha expresado el Congreso. O casi todo, porque entre líneas han aflorado algunos temas, y por omisión otros. A todo ello van dirigidas estas notas. Con algunas preguntas:
·         ¿Por qué el 7 de octubre, nada menos que la “jornada de acción  mundial por el trabajo decente”, tiene tan escasa traducción en los centros de trabajo?, ¿Por qué rehuimos su análisis?
·         ¿Por qué sólo hay 48 Acuerdos Marco Globales en las multinacionales industriales, y algunos no pasan de florituras de papel?, o, quizás más importante: ¿Por qué no se analizan las dificultades para conseguir un Acuerdo Marco Global en las cadenas de producción de muchas multinacionales, entre ellas todas las grandes marcas norteamericanas (GAP, NIKE, Walmart, …), o las muchas italianas (Benetton, Prada, Armani, Gucci, …)?, ¿Cuáles han sido las desconocidas iniciativas sindicales para conseguirlo, y cuáles las dificultades encontradas?
·         ¿Por qué no se ha conseguido reunir en ningún país en los que se extienden las cadenas de producción de las multinacionales a los sindicatos de las casas matrices de estas multinacionales con los sindicatos locales para examinar cómo defender en concreto el trabajado decente en cada una de sus cadenas de suministro?
·         ¿Por qué cuando algunas de tales multinacionales cometen claras violaciones de los derechos básicos del trabajo, como Volkswagen ahora en EEUU, no vemos al sindicato de la casa matriz, el sindicato alemán IG Metal en este caso, intervenir solidariamente instando a la multinacional a corregir su inaceptable política laboral en EEUU ?
·      ¿Por qué no analizamos cómo asumir las particulares responsabilidades de los sindicatos de las casas matrices de las multinacionales en la lucha por la dignidad del trabajo en el mundo para conseguir hacer realidad lo que fácilmente gritamos: “otro mundo es posible”?
·    ¿Por qué no afloran y se discuten las diferentes posiciones sindicales en torno a un tema de tanta importancia como los tratados de “libre comercio”? ¿O las medidas antidumping cuando son apoyadas por los sindicatos de los países más desarrollados frente a los planteamientos de los sindicatos de los países exportadores?
·        ¿Por qué no analizamos cómo sintetizar particulares intereses contradictorios entre sindicatos del Norte y del Sur, tímidamente apuntados en algunas intervenciones? ¿Por qué no analizamos cómo a los sindicatos del Norte “nos interesa” la solidaridad con los del Sur para no quedar aislados?

Probablemente no sea fácil encontrar adecuadas y satisfactorias respuestas a todas las preguntas, pero quizás merece la pena intentarlo, en uno u otro foro. En todo caso me permito formular estas preguntas porque sin preguntas no habrá nunca respuestas.